domingo, 21 de mayo de 2017

Bandas de ficción que triunfaron en el mundo real


¿Crees que necesitas existir realmente para triunfar en la música? ¿Sí? ¿Estás seguro?


Hacía mucho tiempo que no escribía un artículo-lista, es decir, uno de esos post que enumeran, por orden cronológico o de presunta importancia a juicio del autor, una serie de obras o autores fundamentales de cualquier ámbito de la cultura popular. Primero que nada, porque son largos, farragosos, es bastante difícil de conseguir una cierta homogeneidad a lo largo de ellos, y bastante fácil de hacerlos aburridos para el lector. Y segundo, porque ya los hay a miles en la Red. Es cierto que tengo varios en este blog, pero siempre que puedo prefiero mejor comentar alguna obra en concreto. Pero bueno, recientemente ha ocurrido un acontecimiento (al que ya me referiré en el artículo aunque, viendo cual es el tema, si están al punto de la actualidad musical imagino que ya adivinan de que se trata) que me ha hecho reflexionar sobre el tema de las bandas virtuales y de ficción. Es decir, de esos grupos musicales que, en un principio, aunque hay excepciones, nacieron en el contexto narrativo de una serie o película, pero que acabaron sobrepasando a su contenedor original y se constituyeron en productos culturales por derecho propio. Bandas que tocaron temas que aún hoy día a veces escuchamos en programas radiofónicos dedicados a los clásicos, o como música de fondo en comerciales o películas, y que quizá estamos lejos de sospechar que nacieron en el contexto de un programa de televisión. Así que ahora propongo que se relajen, tomen sus auriculares si lo creen necesario, y hagamos un viaje en el tiempo a través de varias décadas para conocer algunas notables bandas que iniciaron su andadura como simples personajes de ficción.
 
Todo comienza la primavera de 1958...



En abril de 1958, David Seville (pseudónimo de Ross Bagdasarian senior) publica el tema Witch Doctor. Es una canción  simplona, pero pegadiza, en la que el protagonista trata de conquistar a una chica, busca la ayuda de un brujo para tal fin, y acaba quejándose de los efectos contraproducentes de la magia. Lo que hace de esta canción algo remarcable, incluso me atrevo a decir histórico, es el repetitivo estribillo que representa ser el conjuro del brujo, compuesto por una de esas mezclas de silabas sin sentido tan de moda en el rock de los años 50: ooh ee, ooh ahah, ting tang, walla walla bing bang. Seguramente lo han escuchado alguna vez, pero si no terminan de recordar, aquí pueden escuchar el tema.

 David Seville canta Witch Doctor.

Como decía, los estribillos compuestos por silabas sin sentido fueron bastante comunes en la música popular de los años 50. ¿Porqué este en particular digo que es histórico? Por el efecto de sonido usado en él. Bagdasarian (le llamaré por su apellido real en adelante, pues como verán, "David Seville" no tuvo mucho más recorrido tras este hit) modificó su propia voz, acelerándola y dándole un tono agudo, para darse a sí mismo réplica en play-back. Consiguió con ello un efecto cómico al que enseguida le salieron imitadores (ese mismo año Sheb Wooley usó el mismo efecto en su popular tema Purple People Eaters), pero Bagdasarian aún fue un paso más allá las Navidades de ese mismo año. Si a usted la voz de ese doctor brujo le ha recordado la de cierto irritante personaje de dibujos animados... 

Portada del single The Chipmunk Song. La primera versión de Alvin y las Ardillas.

 ...Tiene usted más razón que la que probablemente había pensado tener. The Chipmunk Song, firmado por David Seville and The Chipmunks (David Seville y las Ardillas. Sí, esas ardillas) profundiza en este efecto cómico. Aunque aún aparece su nombre en la portada, David Seville ya sólo se limita a dar entrada a sus alter-egos cómicos Alvin, Simon y Theodore, que a partir de ahí interpretan el tema con el ya famoso trucaje de voz, y aparecen en los créditos como los músicos. El disco vendió mas de 4 millones de copias esas navidades. Bagdasarian había creado un filón que seguiría explotando. Al año siguiente los personajes, que habían nacido como simples voces, ya disponían de imagen en una tira cómica, y en 1961 estrenaron su primera serie televisiva, The Alvin Show (El Show de Alvin). Desde entonces, y ya hace casi la friolera de 60 años, con un breve paréntesis de 1972 a 1979, debido a la muerte de su creador, que posteriormente fue substituido por su hijo Ross Bagdasarian junior como "mánager" del grupo, Alvin y las Ardillas han paseado su irritante voz por escenarios de todo el mundo, han protagonizado películas y series de televisión, han ganado premios (varios Grammy y Emmy incluidos) y por supuesto, han vendido millones de copias de sus discos...  y todo esto sin necesidad de existir realmente. Pero sobre todo han entrado en la historia de la música popular como la primera banda virtual de la historia, los primeros personajes de ficción que triunfaron en el mundo de la música. Como veremos a continuación, no serían los últimos.


Honor a quien honor merece. Aunque el autor de este blog se encuentra entre los que piensan que escuchar este tema es una tortura digna de la Inquisición... es el primer hit de una banda virtual en la historia: The Chipmunk Song, interpretada por David Seville and The Chipmunks, más adelante conocidos como The Chipmunks, y finalmente Alvin and The Chipmunks (Alvin y las Ardillas). 

♪♫♪



En 1965, unos por entonces principiantes Bob Rafelson y Bert Schneider, inspirados en parte por la beatlemania y el reciente éxito de la película A Hard Day's Night, protagonizada por los de Liverpool, desarrollan la idea de una comedia televisiva basada en el día a día de un grupo de jóvenes músicos que viven en una casa de Malibú, California. La idea era que los papeles fueran interpretados por desconocidos, así que se convocó un casting publico, al que acudieron unos 400 aspirantes. Finalmente los papeles protagonistas serían asignados a Micky Dolenz, Davy Jones, Michael Nesmith y Peter Tork. La serie es finalmente estrenada en la cadena NBC el 12 de septiembre de 1966. Acababan de nacer The Monkees.

Tema de inicio de la serie The Monkees.


The Monkees fue un caso realmente sorprendente en el que el personaje acaba tomando el control del actor que lo interpreta, usándolo para irrumpir en el mundo real. Eso pasó cuando las ventas de los discos con los temas que interpretaba el grupo de ficción en la pantalla empezaron a superar a las mismas audiencias televisivas del programa. Pronto, los que empezaron siendo unos meros mercenarios, que debían poner su rostro y su voz al servicio de la música que les era entregada, lista para ser interpretada sin más ceremonia, comenzaron a sentirse, no como actores que representaban el papel de músicos, sino como auténticos músicos, y a luchar con los productores por el control de sus carreras artísticas, exigiendo voz en el proceso creativo. Finalmente, Don Kirshner, coordinador musical de la serie, quedó fuera del proyecto, y The Monkees acabaron tomando el control de su carrera.

La serie duró en antena dos temporadas, hasta marzo de 1968. Sin embargo la banda para entonces ya se había consolidado, y podía prescindir del envoltorio televisivo. The Monkees se mantuvieron en activo hasta 1971, y luego protagonizaron reapariciones nostálgicas en 1986, 1996, 2001 y 2011. Sin embargo, nunca se libraron de cierto prejuicio a su alrededor. A pesar de toda su lucha por conseguir la independencia artística, parte del público nunca les consideró verdaderos músicos, sino un producto televisivo. Ellos fueron los primeros en experimentar ese prejuicio, tan común hoy día en que  los talent shows televisivos se han popularizado, del público purista hacia el artista que entiende proviene del mundo de la televisión. Lo cual no deja de ser injusto, pues no cabe duda de que, real o virtual, The Monkees fue una banda que nos legó temas fundamentales para la historia del pop-rock.

♪♫♪

Archie Andrews nació en forma de personaje de tira cómica en 1941, creado por John L. GoldwaterBob Montana para la editorial MLJ Comics, de la que se convirtió en el personaje franquicia, hasta tal punto que la editora acabó cambiando su nombre a Archie Comics. Era (sigue siendo hoy día) el protagonista de una comedia de enredo adolescente. En 1968 la productora de animación Filmation produjo para la cadena CBS una adaptación a serie animada televisiva de la popular tira cómica, The Archie Show (El show de Archie). Ron Dante prestaría su voz al protagonista.  El show de Archie original duró una sola temporada, aunque otros productos basados en los mismos personajes seguirían su estela los años siguientes. Sin embargo, esa primera temporada es remarcable por un aspecto: la música.

The Archies en escena.

El sello distintivo de la primera temporada de The Archie Show es el número musical que incluía cada uno de los capítulos. En la ficción The Archies era un grupo musical formado por los protagonistas, que amenizaba fiestas estudiantiles diversas. Las canciones de la serie eran comercializadas en formato single, y pronto se vio que tenían un gran éxito entre el público adolescente. Varias de ellas, como Jingle Jangle o Bang-Shang-A-Lang se colaron en lugares muy altos de las listas de éxitos, pero la canción que hizo que The Archies pasaran a la historia fue un, nunca mejor dicho, empalagoso tema que originalmente había sido escrito para The Monkees, pero que estos, ya inmersos en la antes citada batalla con sus productores por una mayor capacidad de decisión sobre el aspecto creativo, rechazaron. The Archies aparecieron como el plan B, y la cosa salió redonda. La canción, puede que ya lo adivinen, es esta.


The Archies interpretan su hit más conocido: Sugar Sugar

Sugar Sugar,  con su pegadiza melodía, se convirtió en la canción del verano del 69. En agosto ya había vendido el millón de copias en Estados Unidos, haciéndose acreedora al Disco de Oro. Se mantuvo cuatro semanas liderando la prestigiosa lista de éxitos de la revista norteamericana Billboard, y ocho haciendo lo propio con la UK Single Chart británica, solo dos ejemplos de los muchos lugares del mundo en que consiguió auparse a lo más alto de las listas, entre ellos España. A final de año, de nuevo la revista Billboard la incluyó como líder de su lista anual de los 100 mejores singles, la Billboard Year-End Hot 100, lo que viene a representar el título oficioso de canción del año, en una lista donde, por poner un solo ejemplo del nivel que había, la "medalla de plata" correspondió al tema Aquarius, del musical Hair, estrenado aquel mismo año. En 2006 Andy Kim, uno de los compositores del tema, de nacionalidad canadiense, ingresó en el Salón de la Fama Canadiense de Compositores gracias a esta canción. Y a lo largo de los años ha sido versionada por interpretes de la talla del legendario Wilson Pickett. Por supuesto, siempre podremos fantasear sobre que hubiera pasado si The Monkees hubiesen aceptado interpretar el tema, pero fantasías aparte, a día de hoy, ninguna otra banda virtual de las que han venido tras ellos ha logrado igualar el éxito que The Archies consiguieron con Sugar Sugar.

No está nada mal para un simple intermedio musical, que debía separar dos secciones en un episodio de una serie de dibujos animados, ¿no creen?

♪♫♪

Tenemos que esperar hasta 1970 para ver debutar a la primera banda virtual femenina de la historia. Personajes franquiciados también de la editora Archie Comics, creadas en 1963 por el dibujante Dan De Carlo, y adaptadas a la animación por la productora Hanna Barbera para la CBS, la misma emisora que habia dado el bombazo la temporada anterior con El Show de Archie, Josie and The Pussycats (Josie y sus Gatimelodicas en la mayoria del mundo hispano) cuenta las aventuras de una banda pop-rock femenina itinerante, que siempre acaba metida en líos en los lugares a donde acude a tocar.

A la izquierda, los personajes de ficción, con sus característicos disfraces felinos. A la derecha, portada del album recopilatorio, protagonizada por las actrices que prestaban su voz a los personajes. En sentido horario, Cathy Dougher (Josie), Patrice Holloway (Valerie) y Cheryl Ladd (Melody)

Parece bastante obvio que las Gatimelodicas eran un producto diseñado expresamente para seguir la estela del éxito de El Show de Archie, y con tal fin, el aspecto musical fue muy estudiado. La productora La La Productions, encargada de este aspecto, organizo un casting, al que se llegaton a presentar 500 aspirantes, para finalmente elegir a las tres interpretes que prestarían su voz a las protagonistas: Cathie Dougher como Josie, Patrice Holloway, hermana de la artista de Motown Brenda Holloway, como Valerie, la primera mujer negra en un papel protagonista en una serie de animación en Estados Unidos, y Cherie Moor, cuyo nombre real era Cheryl Stopplemoor, pero que sería posteriormente mas conocida con su apellido de casada, Cheryl Ladd, como Melody.

Josie and The Pussycats: Every Beat Of My Heart.

 El aspecto musical de la serie fue especialmente cuidado, y resulta de una mayor complejidad que el simple bubblegum pop de The Archies. Al escuchar los temas podemos fácilmente identificar influencias de soul y funk, aunque, justo es decirlo, hay algún que otro tema que recuerda a The Jackson 5 más de lo justificable como simple homenaje. Sin embargo la serie no tuvo el mismo éxito que su predecesora, quizá porque las cosas que salen por casualidad luego no pueden repetirse a propósito, o tal vez porque ni los dibujos animados están a salvo de prejuicios machistas, y una banda femenina siempre lo tendrá más difícil para triunfar que una masculina. Aún así, Josie y sus Gatimelodicas se convirtió en una serie de culto, hasta el punto que en 2001 fueron llevadas a la gran pantalla en una película de acción real, y hoy día son personajes secundarios habituales en la serie Riverdale, producida por la Warner, que adapta el universo de Archie Comics a la acción real.

♪♫♪

Sin duda uno de los productos más celebrados de Jim Henson es el talk show humorístico The Muppet Show (El Show de los Muppets en Latinoamérica, El Show de los Teleñecos en España). En su formato definitivo, se emitió entre 1976 y 1981, aunque previamente se produjeron un par de programas piloto, uno dedicado al día de San Valentin, y otro, el que nos interesa, el especial Sexo y Violencia, en 1975, que ironizaba sobre la polémica, muy vigente en la época, sobre el abuso de dichos contenidos en la programación televisiva. En dicho especial se presentó la que acabaría convirtiéndose en la banda cabecera del programa, Dr Teeth and The Electric Mayhem (El Doctor Dientes y el Caos Eléctrico).


Dr Teeth and The Electric Mayhem: Can You Picture That?


Dr. Teeth and The Electric Mayhem, una lograda caricatura del rock psicodélico tardío de la época, tanto en la estética como en la música, e incluso en el extravagante nombre de la banda, se convirtieron en habituales animadores musicales del programa. Sus apariciones solían llevar implícito un giro humorístico de la situación en pantalla en ese momento. La formación incluía al icónico personaje de Animal como percusionista. La banda sobrevivió a la cancelación del Show de los Muppets, apareciendo en diversos productos de la factoría Henson hasta el presente, e incluso recientemente han llegado a actuar en directo en el Outside Lands Musics and Arts Festival de 2016, compartiendo cartel con artistas del renombre de Radiohead, Lionel Richie o Ryan Adams. Todo un logro, para unos simples títeres.

♪♫♪

A los siguientes invitados de la lista ya les dediqué hace tiempo un artículo especifico, pero sería injusto dejarlos fuera de esta recopilación. Uno de los late show fundamentales de la televisión norteamericana es Saturday Night Live, en antena ininterrumpidamente desde 1975. Ha sido la cantera donde se han formado grandes estrellas de la comedia norteamericana. En 1978 uno de esos humoristas principiantes era Dan Aykroid. Aykroid, gran aficionado a la música negra norteamericana, pronto contagió su pasión a su amigo y compañero de programa John Belushi, y ambos comenzaron a interpretar números musicales ocasionales en el programa. Para ello idearon dos personajes, dos hermanos extravagantes, vestidos a la moda de las big bands de los años 40, con traje negro, sombrero y gafas de sol, Elwood y Jake Blues, The Blues Brothers. 

Elwood Blues (Dan Aykroid) y Jake Blues (John Belushi)

Los números musicales de los Blues Brothers enseguida tuvieron un gran éxito. En 1978 publicaron su primer álbum, Briefcase Full Of Blues, que consiguió la categoría de Disco Doble Platino, y que incluía en su carátula una biografía ficticia de Jake y Elwood Blues, donde los presentaba como dos huérfanos que se habían criado en un orfanato de Chicago. Esa es la base argumental de la recordada película de 1980, dirigida por John Landis, que llevó las aventuras de los dos hermanos al cine. The Blues Brothers Band se convirtió en un icono cultural que ni siquiera la muerte de John Belushi pudo derribar. En 2000 los personajes fueron nuevamente llevados a la pantalla, contando la historia de como Elwood Blues trata de sobrellevar la muerte de su hermano, con las persecuciones automovilísticas y la buena música que son el sello de la franquicia, aunque, todo hay que decirlo, muy lejos del humor fresco y salvaje de la película original de 1980.


The Blues Brothers: She Caught The Katy. Sí, ya se que ustedes esperaban Everybody Need Somebody To Love, pero a veces hay que salirse de lo rutinario.

♪♫♪



Llegamos a los 80, y para ello, qué mejor que un producto rabiosamente ochentero, con toda la estética exagerada de la época, rebosante de glam power. Creada en principio como producto derivado para ayudar a comercializar una linea de muñecas de la juguetera Hasbro, producida por una filial de Marvel, y con la animación a cargo del estudio japonés Toei, Jem and The Holograms (Jem y los Hologramas) se estrena en 1985. La serie cuenta la historia de Jerrica Brenton, una joven puesta al frente de una discográfica tras la muerte se su padre, fundador de la misma. Para intentar reflotar la compañía, y ayudada de un software de efectos especiales desarrollado por su padre, adopta en secreto la identidad de Jem, y se convierte en la cantante franquicia de la discográfica, alrededor de la cual se desarrollaran toda clase de intrigas, principalmente a cargo de sus competidores en el negocio de la música.

La voz de Jem corrió a cargo de Britta Phillips en la parte musical, mientras que en los diálogos corrió a cargo de Samantha Newark. La música incluida en los episodios se comercializó en su día en formato casete, como producto regalo junto con las muñecas fabricadas por Hasbro. La serie original estuvo en antena entre 1985 y 1988. Serie de culto muy apreciada por los fans de la iconografía de los años 80, en 2015 se estrenó una película de acción real basada en ella dirigida por Jon M. Chu, en la que las actrices de doblaje originales hicieron breves cameos.


 Glitter and Gold. Jem and The Holograms. Puro glam ochentero.

♪♫♪



No, los Simpson no predijeron las bandas virtuales... entre otras cosas porque ya existían décadas antes de que ellos asomaran sus cabezas amarillas por la pantalla de televisión. Pero obviamente no podían dejar de subirse a ese tren. La música siempre ha estado muy presente en la serie, y son numerosos los episodios en los que los personajes se suben al escenario para interpretar algún tema. Sin embargo, el momento musical de los personajes creados por Matt Groening que me gustaría rescatar es uno que no aparece en la serie, sino que fue comercializado como producto derivado de la misma: el álbum The Simpsons Sing The Blues, de 1990.

El disco fue concebido como un producto navideño. The Simpsons cumplían su primera temporada en antena, y los productores tuvieron la idea de hacer aparecer a los diversos personajes de la serie interpretando temas escritos expresamente para la ocasión, o versionando algún que otro clásico con su estilo irónico. En el producto también colaboraron músicos de gran renombre, como B.B. King o Dr. John, junto con estrellas de la década de los 90, como DJ Jazzy Jeff (a quien tal vez recuerden interpretando al alocado amigo de Will Smith en otro producto de culto de la década de los 90, la serie El Principe de Bel-Air). El disco tuvo una excelente recepción por parte del público, más allá de los fans estrictos de la serie televisiva, consiguiendo la categoría de Disco de Platino, y el tema Do The Batman, interpretado por Bart Simpson, se colocó como numero uno en las listas britanicas. Parte de la leyenda urbana alrededor de este tema afirma que fue escrito por el mismísimo Michael Jackson, pero que su nombre no aparece en los créditos debido a problemas contractuales. En cualquier caso, The Simpsons Sing The Blues fue todo un acontecimiento en la decada de los 90, que ayudo a los personajes de la serie a alcanzar su hoy indiscutida condición de icono cultural.
 
Bart y Homero Simpson ofrecen un irónico homenaje al gran Chuck Berry: Shool Days, del álbum The Simpsons Sing The Blues.

 ♪♫♪


Y llegamos al evento que me inspiró a escribir este artículo que es, como imagino muchos ya habrían adivinado, el lanzamiento esta primavera, tras seis años de silencio, del nuevo trabajo de la banda indie Gorillaz, el álbum Humanz. En mi opinión, que no dudo que muchos de ustedes, lectores, compartirán, Gorillaz es de todos los proyectos presentados en esta página, y de los que no ha habido espacio para reseñar y han quedado lamentablemente fuera, el mejor trabajado, el que mejor integra las partes visual, narrativa y musical. Creados en 1998 por el dibujante underground Jamie Hewlett, co-creador de Tank Girl entre otros personajes, y Damon Albarn, vocalista de Blur, la historia de Gorillaz es narrada a traves de los videos musicales de la banda, pero tambien son importantes otros soportes, como páginas web oficiales, videojuegos. o libros. Todo ello dibuja un mundo distópico extremadamente enrevesado en el que los personajes, 2-D, Noodle, Murdoc Niccals y Russel Hobbs, tratan de sobrevivir como buenamente pueden.

Es importante señalar que Gorillaz es una experiencia audiovisual integra, y que escuchar la música separada de la animación, al menos a juicio de este que les comenta, es perderse una parte importante de la historia. A lo largo de su historia, Gorillaz ha recibido diversos galardones, de entre los que destacaría dos MTV Video Music Awards al tema Feel Good Inc en 2005, como mejor video revelación y mejores efectos especiales, asi como el Grammy al mismo tema a la mejor colaboración vocal de pop. Su primer álbum, Gorillaz, de 2001 vendió siete millones de copia, y les garantizó la entrada en el Libro Guinness de los Records. Su segundo álbum Demon Days de 2005 fue disco Doble Platino en Estados Unidos y Quintuple Platino en Reino Unido. Sí, aún falta ese temazo, ese single ganador de la Billboard Year-End Hot 100 para destronar definitivamente a The Archies, pero que duda cabe que el camino que llevan es firme.

Por cierto, no se me vayan todavía, que no terminamos con Gorillaz. Aún quedan dos invitados más en la lista... :)

 Feel Good Inc. A mi juicio una de las mejores composiciones de Gorillaz tanto en lo visual como en lo musical

♪♫♪

 
El software de síntesis de voz Vocaloid fue lanzado en 2004 por el fabricante japonés de instrumentos musicales (y sí, también de motocicletas) Yamaha. Actualmente se encuentra en su cuarta versión (versión 4.2.1 para ser exactos). Explicado bastante por encima, utiliza librerías de voces elaboradas a partir de muestras fonéticas de personas reales, que el usuario puede utilizar como un instrumento musical, para componer voces reales, proporcionando la partitura y la letra de la canción al programa. El programa devuelve la canción cantada por la voz elegida. Existe una amplia comunidad de usuarios de Vocaloid, que van desde musicos profesionales que lo utilizan como una herramienta más en su trabajo, a aficionados que lo usan como medio para la pura experimentación artística.




En 2007 la compañía japonesa Crypton Future Media lanzó la que probablemente sea la librería de voz más exitosa y con una comunidad cultural a su alrededor mas activa: Miku Hatsune (actualmente Hatsune Miku V4X) cuyo nombre es un juego de palabras en japonés a partir de la expresión "el primer sonido del futuro". Creada a partir de la voz de la actriz de doblaje japonesa Saki Fujita, y con la imagen promocional, a cargo del dibujante Kei Garō, de una joven dibujada al estilo manga clásico, con pelo azul turquesa recogido en dos largas coletas y un tatuaje con el número 01 y su nombre en el brazo, Hatsune Miku se convirtio en un éxito sin precedentes. El el momento de su lanzamiento se convirtió en el software más vendido en Japón, llegando a vender una media de 300 unidades semanales. En 2009 Hatsune Miku realizo su primer directo en el Saitama Super Arena, mediante proyección holográfica. Ese mismo año realizaria su primera gira, actuando en Singapur. En 2010 el álbum Vocalogenesis feat. Hatsune Miku alcanzó el número uno en las listas japonesas, la primera vez que un álbum creado usando Vocaloid entraba en las listas de éxitos. En 2013 Hatsune Miku había "aprendido" a hablar en ingles, abriendose asi a la comercialización del software en el mercado anglosajon, y en 2014 apareció en el late show de David Letterman en la CBS. En este momento esta en desarrollo el proyecto de añadir el chino a sus capacidades lingüisticas.  Hasta el momento la comunidad creativa desarrollada alrededor de la considerada como primera diva virtual de la historia ha generado más de cien mil canciones. Un auténtico fenómeno creativo de masas.


 Hatsune Miku: Romeo and Cinderella

♪♫♪

A ver, tenemos pop adolescente, glam ochentero, rithm and blues, rock psicodélico, indie pop, electrónica... ¿qué nos falta? ¡Por supuesto! ¡Heavy metal! No podemos cerrar esta lista sin haber levantado la mano cornuta ni una sola vez ¿verdad que no? Venga, vamos a ello.


Adult Swim, segmento de Cartoon Network dedicado a la animación adulta, estrenó en 2006 la serie Metalocalypse, creada por Brendon Small y Tommy Blacha . Los protagonistas de esta serie son los miembros de la banda de death metal Dethklok. La acción discurre en un futuro distópico, en una sociedad colapsada y violenta donde la vida humana carece de valor. En la ficción, Dethklok son presentados como una banda de tal éxito como para constituir la duodécima mayor economía del planeta, seguidos por una legión de fanáticos, a los que no les importa morir si hace falta por sus ídolos...  cosa que rutinariamente sucede en sus conciertos, bien a causa de accidentes y negligencias, bien por atentados. Los miembros de la banda (Nathan Explosion, vocales, William Murderface, bajo, Pickles, percusión, Skwisgaar Skwigelf, guitarra solista y Toki Wartooth, guitarra rítmica) son presentados como unos millonarios sociopáticos, con graves problemas de autoestima, que viven recluidos en una mansión protegidos por un ejercito de mercenarios. La violencia gráfica explícita es el sello distintivo de esta serie, definitivamente no apta para todos los públicos

En la vida real los temas son interpretados por el mismo creador de la serie, Brendon Small, guitarra y voz, junto con Gene Hoglan como percusionista, y Brian Beller al bajo. Dethklok ha publicado hasta el momento cinco álbumes. También han actuado en directo, habitualmente representados en escena por los mismos músicos citados anteriormente. La realidad se juntó con la ficción en 2008 en San Francisco, cuando un concierto de la banda tuvo que ser suspendido al declararse un incendio en el recinto que lo acogía. En un principio, y dados los argumentos habituales en la serie, los espectadores creyeron que el incendio no era real, sino parte del espectáculo, y tardaron en convencerse de que esta vez sí era real, y proceder a la evacuación. Afortunadamente, a diferencia de en la ficción, esta vez no hubo que lamentar víctimas entre los fans de la banda.

Dethklok: The lost vikings. ADVERTENCIA. Quedan advertidos del nivel de violencia explícita de este vídeo, acorde con la reputación de la banda. Luego no se me quejen.

Y con esto llegamos al fin de este artículo. En total son once bandas las que he escogido, para representar un periodo de casi 60 años de historia. Que duda cabe que muchas han quedado fuera. Para eso les invito a usar los comentarios. Digan su opinión sobre los incluidos, quejense de los excluidos, polemicen con total libertad. Al fin y al cabo, para eso se creó el rock, ¿no? Para sacudir conciencias y cuestionarlo todo.

I know it's only rock 'n roll but I like it...

No hay comentarios:

Publicar un comentario