miércoles, 5 de junio de 2013

Aeon Flux, la serie.

Si hay un ejemplo claro de eso que llaman morir de éxito, es la cadena televisiva MTV.  Los que solo hayan conocido la MTV de los últimos años difícilmente podrán juzgar lo profundo de su decadencia, pero aquellos que un día conocimos su gloria pasada nos repugna verla convertida en la basura que es ahora. Es como ver a un zombie recién salido de su tumba, arrastrando por el suelo los andrajos de lo que en otro tiempo fueron sus mejores galas, creyendo que todavía es aquel galán bien plantado de antaño, al que enterraron hace ya largo tiempo. Así la MTV arrastra su logo y su historia por las parrillas televisivas actuales, repleta su programación de reallity shows insulsos, programas a cual más aburrido, y lo que es más sangrante, sin apenas espacio para la música, que además, cuando aparece, es de un comercialismo de lo mas simplón. Nada de asumir riesgos. Nada de presentar bandas desconocidas. Ningún espacio para programas de estética o temática atrevida. Solo pura telebasura. Que diferencia con aquella cadena que allá por los ya lejanos 80 y los 90 era sinónimo de innovación y apuesta por el riesgo. Donde no solo forjaron su leyenda los grandes nombres de la escena musical de los 90, sino que también había sitio para las series mas rompedoras y underground. Hoy hablare de una de ellas, Aeon Flux.



En Occidente siempre ha habido un claro prejuicio hacia el dibujo animado que apenas últimamente comienza a romperse. Casi siempre se le ha considerado un género cinematográfico o televisivo menor, apto solo para narrar historias infantiles o cómicas. De ahí buena parte de los equívocos y reacciones escandalizadas con que en el pasado han sido recibidas algunas producciones orientales, donde este prejuicio hacia el genero nunca ha existido. A comienzos de la década de los 90 se empieza a romper este tabú, y MTV sera uno de los primeros canales de tv en ofrecer un programa dedicado a la animación adulta y experimental al gran público, el hoy mítico Liquid Television, estrenado el verano de 1991. En él serán presentados algunos personajes icónicos, como Beavis y Butt-head, y también el que nos ocupa, Aeon Flux, una asesina profesional  vestida con un provocativo uniforme de cuero negro, creada por el dibujante coreano Peter Chung.

A continuación se desvelan detalles de la trama.

El estreno de Aeon Flux en las pantallas tuvo lugar en la primera temporada del programa, en 1991. Lo que hoy día se puede ver como episodio piloto en las ediciones en DVD fue emitido en su momento dividido en seis fragmentos en otros tantos programas de Liquid Television. Durante la siguiente temporada del programa se emitieron cinco cortos siguiendo el mismo esquema del citado episodio piloto: episodios de acción sin diálogos, que siempre acaban con la muerte de la protagonista, y en los que no faltan referencias a diversos tipos de fantasías sexuales fetichistas, así como exhibición de violencia gratuita. Finalmente, en 1995 Aeon Flux consigue su propia serie, de diez episodios de una media hora de duración, en los que ya hay diálogos, y se presentan al espectador tanto la trama como el entorno en que tiene lugar de una forma más elaborada, en detrimento de la pura acción. El marco de la historia es Bregna, una sociedad distópica del futuro, regida con mano de hierro por Trevor Goodchild, un soñador dispuesto a cualquier cosa con tal de construir su mundo ideal. Aeon Flux es presentada como una agente de la vecina nación de Monica, cuya misión es cometer actos de sabotaje en territorio de Bregna. La relación entre Trevor y Aeon es ambigua. Por una parte, son enemigos jurados, pero al mismo tiempo, cada uno de ellos encarna al objeto prohibido del deseo de su oponente. Esta relación de amor-odio entre ambos protagonistas es sin duda el elemento clave de toda la narración, y en última instancia el verdadero motor de los actos de los personajes. Al espectador pronto le queda claro que, aunque aparentemente intentan matarse el uno al otro, lo que en realidad están tratando de hacer es seducirse mutuamente.

Fin de la zona de peligro de spoilers.

Una cosa a remarcar es que, aunque a menudo los autores coreanos de animación están muy influenciados en su estilo por sus vecinos japoneses, en el caso de Peter Chang, y de Aeon Flux, las influencias de autores europeos son bastante más evidentes. Muy concretamente, de la escuela de la revista francesa Metal Hurlant. Los conocedores de la obra del autor francés Moebius reconocerán su evidente influencia en el diseño de los personajes y en las panorámicas de la ciudad futurista donde tiene lugar la acción. 

En el 2005 se estrenó una adaptación al cine de la serie, dirigida por Karyn Kusama y protagonizada por Charlize Theron. Aunque en principio Aeon Flux-película es una cinta de acción bastante correcta, y paga los debidos tributos a escenas icónicas de la serie,como por ejemplo Aeon Flux capturando una mosca con las pestañas, o intercambiando una mensaje en una cápsula con su contacto mediante un tórrido beso, desde luego está a años luz de capturar el ambiente turbador y un tanto esotérico de la serie original.

2 comentarios:

  1. Lo de MTV, ya se veía venir desde fines de los 90. La semilla estaba plantada en la falsedad y cierto aire burlón que se imponía en la cadena. Gracias a la vida que pude ver lo mejor de su época. Así también como lo mejor de Locomotion.

    En cuanto a la serie Eon Flux verdaderamente se vuelve muy críptica en su últimos capítulos. Sobre todo en el capítulo número 10, Final Siniestro.
    Realmente no lo comprendo del todo.
    Saludos!

    ResponderEliminar